14 de marzo de 2017

Magdalenas de boniato

Reconozco que soy muy pesada cuando me gusta algo, y este otoño-invierno me ha dado por comer boniato en todas sus formas. Estamos a puertas de la primavera pero no quería dejar de compartir una receta tan rica. El boniato (batata) es muy versátil lo podemos preparar de muchas maneras, asado, al vapor, horneado.. y comerlo como guarnición o usarlo como he hecho yo en repostería. Cuando asamos el boniato, sobre todo si lo hacemos a baja temperatura, potencia su sabor dulce natural muchísimo y eso lo hace idóneo para recetas como esta.
Ingredientes:
1 boniato grande o 2 pequeños
1 yogur natural (sin azúcar)
1 huevo XL
3 cucharadas grandes de miel (sírope de ágave, stevia, azúcar moscobada..) 
2 cucharadas grandes de aceite de oliva virgen extra (girasol o coco)
160 gr de harina de avena
1 sobre de levadura
canela al gusto
Modus Opernadi:
1º Ponemos en el horno los boniatos y asamos hasta que estén blanditos, a 140º durante una hora fue suficiente . Dejamos enfriar, quitamos la piel y trituramos.
2º. En un bol amplio, yo uso mi Kenwood, batimos el huevo con la miel unos minutos hasta conseguir una consistencia cremosa. Echamos el boniato (que hemos triturado) y volvemos a mezclar con las varillas un minuto.
3º. Añadimos el yogur y el aceite poco a poco, seguimos batiendo un poco para integrar todo. Agregamos los ingredientes secos: harina de avena, levadura, canela y mezclamos de forma manual con movimientos suaves y envolventes.
4º. Ponemos la masa en moldes de magdalenas y por encima si os apetece podéis añadir frutos secos, chocolate... lo que tengáis por la despensa, en mi caso avena en copos y bolitas de cacao negro. Llevamos al horno unos 25 minutos a 180º.
 5º.  Dejamos enfriar en la rejilla por completo.
Las guardo normalmente en la lata que asoma al fondo y se conservan perfectamente varios días.
 El color y el sabor que aporta el boniato es sinceramente una delicia.

A veces doblo la cantidad de ingredientes para tener siempre algo dulce sin recurrir a bollería industrial, ¡y no tienen nada que envidiar!.
Merienda, media mañana o para cuando entre el antojo de dulce, estas magdalenas de boniato son una opción rica, sana y nutritiva.

1 comentario: