2 de febrero de 2017

Pastel de chocolate y nueces

Los cumpleaños me encantan porque toca preparar un dulce, no hay cosa que me haga más feliz que hacer un regalo así. 
El chocolate es una apuesta casi segura a la hora de hacer una tarta-regalo, así que no me arriesgué demasiado pero la mezcla con las nueces quedó con una textura riquísima. Aunque como siempre digo cuando el ingrediente principal es el cariño ¡todo sabe mejor!.
Ingredientes:
* Bizcocho:
3 huevos L
180 gr de azúcar moscobado 
150 gr de chocolate negro (puse 70% de cacao)
125 gr de mantequilla 
160 gr de harina
1 sobre de levadura
100 gr de nueces
canela al gusto
* Cobertura:
125 ml de nata
150 gr de chocolate de cobertura
25 gr de mantequilla
Modus Operandi:
1º. Derretimos el chocolate con la mantequilla, lo reservamos para que enfríe un pelín.
2º . En un bol hondo batimos los huevos con el azúcar unos minutos hasta obtener una consistencia cremosa. Añadimos la mezcla de chocolate que ya habrá entibiado y mezclamos bien.
3º. Agregamos los ingredientes secos (harina, levadura, canela) e integramos con movimientos suaves. Picamos un poco las nueces, yo lo hice con la Thermomix, pero no demasiado para que queden algunos trozos grandes. Se echan a la masa y terminamos de mezclar con la espátula. 
4º. Vertemos la masa en un molde previamente engrasado y llevamos al horno (que ya tenía calentando) unos 40 minutos a 180º. En mi caso usé mi FussionCook, menú cake 40 minutos. Pasado ese tiempo pinchamos para comprobar que esté listo.
5º. Desmoldamos y ponemos en una rejilla para que se enfríe por completo. 
6º Mientras hacemos nuestra cobertura . Ponemos en un cacito a calentar la nata y apenas arranque a hervir la retiramos del fuego y añadimos el chocolate en pedacitos, dejamos reposar una par de minutos. Luego, removemos muy bien hasta que el chocolate se funda y obtengamos una crema homogénea. Añadimos la cucharada de mantequilla, volvemos a mezclar y listo. 
7º. Vertemos la cobertura por encima del bizcocho sin miedo hasta cubrirlo por completo. 
Decoramos por encima con unas nueces. 
Mejor hacerla de un día para otro para que el chocolate se asiente. 
Un pastel esponjoso y con un sabor que aporta el fruto seco riquísimo.
El corte del pastel donde podemos apreciar los trocitos de nueces.
Un dulce regalo para dos personas muy especiales, Cami y Fátima, ¡por muchos años más con momentos chocolateados y llenos de risas!. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada