19 de enero de 2017

"Trufas" veganas energéticas

Continúo la cuesta de enero con unos bocaditos deliciosos ¡qué te llenarán de energía y alegraran el día!. 
En diciembre fui a un taller de cocina vegana y de allí saqué la receta, la he adaptado a lo que tenía en casa pero es prácticamente igual. Estas "trufas" son perfectas para tomarlas de merienda o snack pero yo las tomo después o antes de ir al gimnasio ya que aportan energía y están deliciosas. 
Ingredientes:
100 gr de dátiles sin hueso
100 gr de frutos secos (yo puse crema de cacahuete natural)
2 cucharadas soperas de cacao en polvo puro sin azúcar
Para decorar canela y cacao (o coco, almendras picadas..)

Los dátiles los compro en la frutería, totalmente naturales, los que venden en los supermercados envasados contienen aceite, glucosa o conservantes. Además su sabor no tiene nada que ver están infinitamente más ricos y dulces. 
En cuanto al cacao, suelo usar Valor pero mi amigo Juan me regaló un paquete de la marca Natury, que me encanta, la única pega es que lo trajo de Londres y encontrarlo aquí no creo que sea fácil.
En el taller usaron nueces pero yo he optado por la crema de cacahuete que en realidad es lo mismo, un fruto seco pero ya en crema. La marca Meridian es muy buena, el único ingrediente que contiene es cacahuete, no lleva nada añadido. 

Modus Operandi:
* Con Thermomix  
1º. Con anterioridad ponemos a remojar los dátiles en agua tibia para que se ablanden.  Pasado unos quince minutos los escurrimos y ya están listos para usar.
2º. Agregamos en el vaso de la thermomix la crema de cacahuete, el cacao y los dátiles, pulverizamos 20 segundos a velocidad 10. Obtenemos al instante una masa compacta y muy fácil de manejar con la que haremos bolitas y rebozaremos por cacao y canela. 
3º. Dejamos enfriar una hora en la nevera para que se pongan más duritas, aunque con el frió no hará mucha falta.
* Tradicional:
Haremos exacatamente lo mismo pero en una procesadora de alimentos potente el tiempo necesario hasta obtener una masa compacta. 
No rebocé todas las bolitas para probar el sabor tal cual y la verdad que me encantan de ambas maneras.
  Deliciosas y naturales.
Lo bueno de estas trufas es que aunque sus ingredientes sean bastante calóricos nos aportan energía y grasas saludables. No hace falta añadir azúcar ya que el dátil contiene su dulzor de forma natural. No tardamos ni cinco minutos en prepararlas y se conservan toda una semana en un recipiente hermético y bien cerrado. ¡¿Qué más podemos pedir?! . 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada